Ayer a la mañana, en los Tribunales de nuestra ciudad, se realizaron dos audiencias en el marco de la investigación del crimen de Alan Bopp. En un primer turno, declaró N.H., uno de los imputados y detenidos por el homicidio, en donde no aportó cuestiones relevantes para la Fiscalía y la querella.

Luego se llevó a cabo la rueda de reconocimiento de elementos, donde la familia de Alan Bopp reconoció la gorra secuestrada en un allanamiento. Los tres testigos reconocieron la misma gorra, con lo cual esto complica aún más a N.H., quien tenía este elemento de la víctima en su vivienda.
Además, el hecho de haber reconocido la gorra confirma el cambio de carátula que pasa a ser homicidio simple a homicidio en ocasión de robo, por lo que la pena se elevaría de 10 a 25 años de prisión. Ahora restará una nueva audiencia donde se elevará la acusación para comenzar el juicio.
Cabe destacar que durante las audiencias, una importante cantidad de familiares, amigos y allegados a la familia Bopp se encontraban en la puerta de los Tribunales con carteles reclamando justicia para el joven madrynense asesinado en abril pasado.
FUENTE DIARIO EL CHUBUT

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *